INICIO
SALA DE PRENSA     ▼
MULTIMEDIA     
INFOGRAFÍAS     ▼
DIPUTADOS     ▼
TRANSPARENCIA
CONTÁCTANOS
INICIO  »  SALA DE PRENSA  »  LOS DIPUTADOS OPINAN

Excélsior: “25 años después de la contingencia” – Artículo del Dip. Federico Döring (19-03-17)

DOMINGO, 19 DE MARZO DE 2017

Fue hace 25 años que la Ciudad de México vivió su primera contingencia ambiental. Fue por allá de marzo de 1992 cuando el nivel de ozono alcanzó los 398 puntos Imeca. Algo inédito en la capital del país.

Por primera vez se restringía la circulación a vehículos, el 50 por ciento de los automóviles oficiales fue guardado también, se decretó la suspensión de clases en más de dos mil escuelas de educación básica y, finalmente, la operación de determinados comercios con emisiones al medio ambiente.

En retrospectiva, el anuncio debía tener un efecto preventivo. Anticiparnos al daño ambiental y comenzar a definir una política pública capaz de delinear estrategias y acciones para el control de las emisiones. Ahora sabemos que nada de eso ocurrió.

Lo que sí sucedió fue un endurecimiento de las reglas para disparar las contingencias, poco después las precontingencias. Pero son una medida de reacción, no de prevención. Seguimos sin una política de largo plazo que hoy garantice la reducción de emisiones y su control.

Los programas de control vehicular no han demostrado ser eficientes, con un sistema de verificación corrupto. El Hoy No Circula tampoco redujo la contaminación, aunque históricamente sí hubo una disminución gradual de los índices de contaminantes atmosféricos, pero fue gracias a la circulación de los vehículos con convertidores catalíticos.

La realidad es que la contaminación sigue siendo un problema, aunque hoy podemos encontrar esfuerzos aislados, pero insuficientes. Un programa de taxis eléctricos e híbridos que ha sido impulsado con éxito por parte del gobierno de la Ciudad de México, una estrategia que se reconoce, pero que se mantiene aislada. Sin eco en otras entidades, sin repercusión con otras autoridades.

Hoy en día sigue permeando la idea manifiesta de que la contaminación es un problema y responsabilidad exclusiva de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), pero principalmente de la Ciudad de México. Nada más equivocado. Hace falta el compromiso de las entidades, pero, por supuesto, también del gobierno federal.

Recientemente, el coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), Martín Gutiérrez Lacayo, reconocía que la contaminación ambiental en la ZMVM equivalía a fumar cerca de 40 cigarros diarios. Cifra devastadora para la salud de los capitalinos, sin lugar a dudas, si tenemos en consideración que en 2016 tuvimos 212 días con mala calidad del aire, y en este temprano 2017 ya rondamos los 40.

La ausencia de políticas eficientes que promuevan el uso de transporte público, que se invierta en éste o que se impulse el uso de medios alternativos, es el talón de Aquiles de las autoridades; los esfuerzos se han enfocado en la restricción vehicular, lo cual ha causado más daño, pues ya se demostró que la prohibición no soluciona el problema.

Hace justo un año iniciaba una crisis ambiental que estamos por repetir. A un año, no hay una política distinta, no hay una estrategia diferente. La única herramienta que se volverá a tener es la restricción vehicular.

http://www.excelsior.com.mx/opinion/federico-doring/2017/03/19/1152861

Diputados

 

º    @DIPUTADOSPAN    º
º    /DIPUTADOSPAN    º
º  ETIQUETAS  º
Dirección de Informática | Todos los Derechos Reservados © 2015 | Grupo Parlamentario del PAN