TRANSCRIPCIÓN DE LA INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO JUAN CARLOS ROMERO HICKS, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE TRANSPARENCIA Y ANTICORRUPCIÓN, DURANTE LA COMPARECENCIA DEL TITULAR DE LA SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MAESTRO ROBERTO SALCEDO AQUINO ANTE COMISIONES UNIDAS DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS.

13 de Octubre de 2021

Compartir

Ciudad de México, 13 octubre de 2021

 

TRANSCRIPCIÓN DE LA INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO JUAN CARLOS ROMERO HICKS, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE TRANSPARENCIA Y ANTICORRUPCIÓN, DURANTE LA COMPARECENCIA DEL TITULAR DE LA SECRETARÍA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, MAESTRO ROBERTO SALCEDO AQUINO ANTE COMISIONES UNIDAS DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS.

 

DIPUTADO JUAN CARLOS ROMERO HICKS (JCRH): En todos los parlamentos serios del mundo, la función más estratégica y enfática es la de control parlamentario y control político, y lo que los mexicanos no quieren es que seamos un querer legislativo, quieren que seamos un Poder Legislativo. Y hoy hemos escuchado la pluralidad y se han tomado reconocimientos muy importantes.

 

Partiendo de los principios que establece la Carta Magna, artículo 134, el gasto debe ser eficiente, eficaz, económico, transparente y honesto. ¿En qué medida se logra? Esa es la respuesta que tenemos en búsqueda.

 

El propio secretario, y agradezco su trayectoria y su sencillez y su compromiso, nos advierte que el 80 por ciento de la corrupción está principalmente en las adquisiciones y en obras públicas, ya nos desliza una posible agenda para lo que tenemos que trabajar de manera colegiada.

 

El presidente de la República tiene ese compromiso, ha establecido el anuncio de equidad a Naciones Unidas, al igual que lo han hecho diez presidentes de la República, para establecer el tema de la corrupción. Pero hay que huir de los espejos, de las percepciones y la realidad, lo importante es entregar resultados.

 

El señor Secretario ha asistido ya a ambas Cámaras del Congreso de la Unión. Primero, hace poco, en el Senado de la República, en donde estableció temas de control interno, fiscalización, la investigación de actos de corrupción, evitar conflictos de interés en la administración pública federal, el cumplimiento de metas presupuestales, la profesionalización.

 

Sin embargo, flotan y siempre se pueden mejorar los temas que tiene una preocupación colectiva, las compras públicas, la alta prevalencia de adjudicaciones directas, seguramente es un tema que tendremos que evaluar con prudencia y con seriedad, la compra de medicamentos, los controles en la entrega de apoyo y las reglas de operación en su aplicación en la política social. Algunos escándalos de corrupción que hoy han sido mencionados y que esperemos que opere el Estado de derecho.

 

Nosotros hemos recibido algunas sugerencias que seguramente se plasmaran en su oportunidad en los programas de trabajo de ambas comisiones. Y además quiero destacar, que hay personas que están, afortunadamente, en ambas comisiones, y así las cosas habremos de clasificarlas en diferentes categorías. Uno, lo que es política pública. Dos, lo que es legislación. Tres, lo que es rediseño institucional. Y cuatro, lo que tendrá que ver con financiamiento, en su momento.

 

Aquí se han establecido aspectos de necesidades muy importantes. Uno, la revisión del Sistema Nacional Anticorrupción, si funciona a la altura del diseño que muchos del Senado de la República trabajamos hace años. Dos, el Sistema Nacional de Transparencia. Tres, el Sistema Nacional de Fiscalización. Cuatro, todo lo que tiene que ver con los archivos y el Archivo General de la Nación y el acompañamiento de instituciones autónomas, como es el caso del Inegi, que mide temas de percepción y de realidad de corrupción o es el caso del Instituto Nacional de Acceso a la Información, entre otros.

 

Hay muchos aspectos donde tendremos que trabajar de manera muy activa, en la transparencia, el gobierno abierto y los datos abiertos. En la parte de la detección a tiempo de los actos de corrupción. El control de la impunidad. El mejor rediseño de los sistemas ya mencionados.

 

Y en todo esto podríamos establecer aspectos como los siguientes:

 

Primero, necesitamos un diagnóstico sobre cómo la administración pública federal nos garantiza, a todos, el derecho a la información y lo mismo los demás órdenes de gobierno.

 

Segundo, modificar los formatos de declaración de situaciones patrimoniales, para asegurar el cumplimiento del principio de máxima publicidad.

 

Tercero, la revisión de un catálogo de puestos, de que algunos de ellos son sensibles y están sujetos a mayor riesgo y hacer la investigación de la evolución patrimonial de los funcionarios.

 

Cuarto, lo que mucho podemos aprender son las mejores prácticas internacionales para la debida verificación de temas, como el que acabo de mencionar, como es el caso de la evolución patrimonial.

 

Quinto, abrir esto cada vez más a la sociedad civil, a grupos especializados, a organizaciones que nos pueden ayudar mucho en el mejor trabajo que se espera para el Congreso mexicano.

 

Sexto, retomar las buenas prácticas de establecer la obligación de presentar informes trimestrales, tanto físicos como financieros.

 

Séptimo y sé que el Secretario estará viéndolo ya desde ahora. Habrá que ir previendo, y no es un anticipo ocioso, la entrega-recepción del señor presidente de la República. Y que se documenten las acciones de gobierno para la historia y para la sensibilidad crítica a que aspiran todos los mexicanos.

 

Octavo, también se necesita revisar el estándar de contrataciones abiertas, para que otros organismos y las mejores prácticas puedan acompañar. Asimismo, es muy importante establecer el principio de protección a denunciantes. Pero no como el caso que vivimos el fin de semana, que es una vergüenza para los mexicanos, del ex director de Petróleos Mexicanos como testigo protegido.

 

Y, finalmente, una de las grandes tareas será, entre otras, revisar estos sistemas. Ya existen en Constitución las dos grandes reformas, la de 2014, la de Transparencia, y la de 2015, la Anticorrupción y las leyes reglamentarias. No queremos excusas. La ciudadanía lo que quiere son resultados, resultados y más resultados. Y estos asuntos se convierten en un tema de Estado, y no debe admitir sesgos ni de partido ni de ideología. Es un tema muy serio. Algún día esto se revisará y a todos nos preguntarán: dónde estabas, qué hiciste, qué dejaste de hacer. México es un gran país, necesita a sus hijas y a sus hijos para poder trabajar con la dignidad de que lo más claro es lo más decente. Cuánto vale la verdad en este país, cuánto vale la legalidad, cuánto vale la confianza que nos debemos entre mexicanos.

 

Señor Secretario, usted tiene un gran reto. Nosotros también. Cada quien en el camino nos vamos a seguir encontrando. Esperamos cada vez más resultados, más contundencia.

 

Muchas gracias.

 

 

---oo00oo---

 

 

 

Audios